Que los niños sepan que sus padres van a responder a sus dudas, les ofrece seguridad y les ayuda a comprender y a adaptarse a la nueva realidad familiar.

Por esto, es aconsejable responder a todas las dudas e interrogantes que les surjan desde la serenidad y adecuando el lenguaje a su edad. En estos mensajes deberíamos evitar todo tipo de crítica al otro progenitor e insistir en la idea de que, aunque ya no sean pareja, le van a seguir queriendo.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad